Monté una exposición en una universidad y se robaron una fotografía

Por Beatriz Sokol

Ni siquiera se inauguró “Territorio” y ya se la habían robado. No es cualquier foto, es un semidesnudo. La razón que motivó el robo no la puedo saber, pero que precisamente haya sido la única foto donde se ve mi cuerpo al desnudo me hace pensar que algo del orden sexual movió la acción.

Este suceso me hace querer compartir más mi trabajo, porque lo que quiero transmitir con él es que el cuerpo es lo primero que habitamos (lo único en realidad); la única posibilidad de existir. Es triste que sea motivo de miedo o vergüenza. El cuerpo es tan natural que la idea que han construido alrededor de él como objeto me da nausea. Es penoso que nuestra cultura no pueda disfrutar y vivir con él más libremente sólo por una construcción absurda que nos hace aferrarnos a obligaciones morales sobre lo que debe y no debe ser. 

Yo he decidido no seguir estas normas, el que se roben aquella pieza –que además no ha sido compartida más de dos veces, porque así lo quise– no me va a frenar. Es por eso que aquí está, la comparto, sin censura; la persona que la robó y yo ya no somos los únicos que la tenemos.

_MG_9430

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s