What is like to be a Woman in Trump’s America /Ser mujer en la era de Trump

Por: Brenda Arenas
IG: @br3nd4rr
TW: @br3nd4rr

**Traducción a español después del texto original**

November 8th, 2016– I woke up, went to a doctor’s appointment, met my friends at St. Pancras Station and took a one hour train ride to Essex from London to eat Taco Bell.

I had planned this trip excited at the thought that my lips would once again grace the delicious magic that is Taco Bell.

I was ready.

I was ready to show my international friends the bastardization of Mexican food, my gente’s comida, and my strange acceptance of it. I was ready to spend eight hours inside a mall where I also had Burger King for dinner and an eggnog latte from Starbucks because Winter Menu. I was simply homesick come November.

I wasn’t ready for what would come the next day: November 9th, 2016:  The United States of America’s Presidential Election. This was an election between former US Secretary of State, former Senator, and former First Lady Hillary Clinton (Democrat) and former reality TV star and businessman Donald Trump (Republican). The day that will be etched in the US’ collective mind as one of the biggest WTF moment in the young nation’s history.

On the eighth, I remember going to bed relatively early after a full day of overindulging in Essex, like a true American. That night, I figured, “Hillary’s got this. There’s no way Trump will win!” I must admit that deep down there was an anxious feeling of “what if he does?” but I ignored it. I refused to believe that the US could be going down that path.

The morning of the ninth, I woke up at 6 am to my guy asking if I saw the results because he couldn’t believe Trump was the predicted winner. My phone rang with text messages from friends in the UK and the US raging (read: crying) at the results. It was a rude 

awakening, nonetheless.

The rest of the day felt postapocalyptic.

My friend and I sat in our living room in disbelief.  Stunned at the outcome. Numbed by the stupidity of a country that calls us its citizens.

I must admit the next few days were tough. I couldn’t understand my feelings. I was sad, angry, scared. I was in denial. I found comfort at a Danny Brown show in Brixton double-fisting G&T’s.

As a woman, a Mexican-American woman, I feared for the future and the anti-woman policies this new Trump administration would usher in. Let alone the persecution and violent rhetoric towards Mexicans spewed by Trump–but that’s another article.

During the campaign trail, Trump made his pro-life stance quite clear and targeted Planned Parenthood for its abortion services. Although, Trump is not the first Republican to attack Planned Parenthood nor threaten to defund the organization, his win would dictate a turbulent road ahead for Planned Parenthood and the 2.5 million women AND men that use its services for access to birth control, cancer screenings, STD tests, and more (Planned Parenthood, 2017).

Most poignantly, I feared that birth control would no longer be free and readily accessible to women, including myself. As a woman who uses Implanon as my prefered birth control, I panicked.

My implant expires this summer (it’s good for three years), should I take it out now and get a new one before moving back to the US? Can I even do that? Should I leave it in and hope I can still get it for free come summer? Not being on birth control for me is not an option. We all know condoms break.

A Planned Parenthood doctor once told me that if I had no intention of being a mother yet, then there was absolutely NO reason for me not to be on birth control. I wholeheartedly agree and have subscribed to her mantra ever since.

I thought worst case scenario, I would be forced to save up for the implant and pay the few hundred for it. But what about the millions of women who don’t have that option? Who have to hide taking birth control from their abusive partner or backwards parents? Or who would much rather use that money to make rent or buy food for their children?

I had just learned from my new UK doctor coincidentally that I have limited birth control options because I suffer from migraines. Something that no doctor ever in the 10 years of me using birth control had ever told me in the US.

I was absolutely shocked when she told me I could only use the pill, IUD, or Implanon. I used Nuvaring for a few years never knowing I could have basically died at any moment because of the hormones interacting with my migraines. That alone goes to show how fractured the US healthcare system is because how did the question, “do you suffer from migraines” go unasked for a decade?

Prior to 2014, I had no idea Implanon existed. That doctor only told me about it because at that time in my life I thought I was about to go live in Panama for two years. She said the implant would be cheaper than shipping the NuvaRing every few months to me. Ironically, my switch came from my doctor caring about my expenses rather than my health.

Fast forward to May 2017. I’m no longer in London. I’m back in California still shocked at the Trump headlines every day. At the time of writing, Obamacare is thankfully still the law of the land, my guy is no longer my guy, Trump is still out to destroy Planned Parenthood (among other things), and I’m still wondering what to do about my implant.

All I can do now is keep myself informed on healthcare issues and Planned Parenthood’s resistance. Their website has a whole section dedicated to Taking Action, including calling your US Representative and Senator and asking them to vote NO on any plans to defund Planned Parenthood.

I invite fellow readers in the US to do the same. If you have no idea who your representative is then here  is the link to find out and call! You can also find the script here. In this link however, you put in your information and wait for your US Rep. to call you, which gave me anxiety so I decided to be proactive and contact him first. A quick Google search will give you their phone numbers and email addresses.

I invite fellow readers around the world to do the same in the context of your country. It is important to be aware of women’s issues so that more is not taken from us, as women. In fact we must be aware of women’s issues so that more is given to us, not because we are asking, but because as human beings we deserve equal human rights.

Thinking back to November 8th, a happy day that began with a doctor’s appointment and Taco Bell, I can now say that is the day the United States of America that I knew died. What I know is that I am much more politicized and prepared to fight for my rights because this is my beautiful pussy and No, Donald Trump can’t grab it.

_______________

**ESPAÑOL**

8 de noviembre de 2016, me levanté, fui a mi cita con el doctor y después me encontré con mi amigo en la estación de St. Pancras en Londres para tomar un tren de una hora a Essex, sólo para comer Taco Bell. Había planeado este viaje con la emoción de que mis labios volverían a sentir una vez más la deliciosa magia que es Taco Bell.

Estaba lista.

Estaba lista para mostrarle a mis amigos internacionales la bastardización de la comida mexicana, la comida de mi gente –nací en EU pero mis padres son mexicanos, yo soy mexicana–, y por ende, mi extraña aceptación de esto. Estaba lista para pasar ocho horas dentro de un centro comercial en donde también cené Burger King y un “eggnog latte” de Starbucks porque, ¡menú de invierno! Era noviembre y yo simplemente extrañaba mi hogar.

Para lo que no estaba lista era para lo que vendría al día siguiente: noviembre 9 de 2016; el día de la elección presidencial en Estados Unidos. Una contienda entre la ex Secretaria de Estado, ex Senadora y ex Primera Dama, Lady Hillary Clinton (partido Demócrata) y la ex estrella de televisión y hombre de negocios, Donald Trump (partido Republicano). El día que quedará marcado en la memoria colectiva de EU, como uno de los momentos más extraños e inexplicables en la joven historia de esta nación.

El día ocho, recuerdo haberme ido a la cama relativamente temprano después de un día de gula en Essex, tal como una verdadera estadounidense. Esa noche, asumí: “Hillary va a ganar. ¡No hay manera que Trump gane!” Debo admitir que muy dentro de mi existía un sentimiento de ansiedad de “¿y si gana?”, pero decidí ignorarlo. Me rehusaba a creer que EU podría ir por ese camino.

A la mañana siguiente, mi novio me despertó a las 6 a.m. preguntándome que si ya había visto los resultados de las elecciones porque no podía creer que las predicciones se inclinaran a que Trump iba a ser el ganador.

El resto del día me pareció postapocalíptico.

Mi amigo –cuyos padres son tailandeses pero él también nació en EU–, y yo nos sentamos en la sala incrédulos. Sorprendidos por los resultados. Inmovilizados por la estupidez de un país que nos llama sus ciudadanos.

Debo admitir que los siguientes días fueron duros. No podía entender lo que sentía. Estaba triste, enojada, asustada. Estaba en negación. Encontré un poco de consuelo en un show de Danny Brown en Brixton.

Como mujer, como una mujer méxico-americana, temí por el futuro y las políticas antimujeres que esta nueva administración de Trump metería al país. Y ni qué decir de la persecución y retórica violenta hacia los mexicanos que serían deportados por Trump (pero ese es otro artículo).

Durante la campaña, Trump dejó muy clara su propuesta provida y se enfocó en atacar el programa de Planned Parenthood (planificación familiar) por sus servicios de aborto. Aunque Trump no es el primer republicano que ataca a este programa, ni que amenaza con remover fondos de la organización, su victoria dictaría un turbulento camino por delante para el programa y para las 2.5 millones de mujeres (PlannedParenthood, 2016) y hombres que utilizan este servicio para acceder a anticonceptivos, pruebas de cáncer, pruebas de ETS (enfermedades de transmisión sexual) y más (Planned Parenthood, 2017). Para ser más exacta, temí que los anticonceptivos ya no van a ser gratis y accesibles para las mujeres, incluida yo misma.

Como mujer que usa Implanon, como mi método conceptivo predilecto, entré en pánico. Mi implante expira este verano (dura tres años), ¿debo quitármelo y obtener uno nuevo antes de regresar a EU? ¿Puedo hacer eso? ¿Debería dejármelo y esperar a que tal vez aún pueda obtenerlo gratis antes del verano? No usar anticonceptivos no es una opción para mi. Todos sabemos que los condones se rompen.

Una vez un doctor de Planned Parenthood me dijo que si aún no tengo intención de ser mamá, entonces no había razón alguna por la cual no estar en anticonceptivos. De todo corazón, estoy de acuerdo y me suscribo a su mantra desde aquella ocasión.

Pensé que en el peor de los casos, me vería forzada a ahorrar para pagar unos cuantos cientos de dólares por el implante. Pero, ¿qué hay de todas aquellas mujeres que no tienen esta opción? Aquellas que tienen que esconder sus anticonceptivos de sus parejas abusivas o de sus padres retrógradas? ¿O la mujeres que mejor usarían ese dinero para pagar la renta o comprar comida para sus hijos?

Casualmente, acababa de aprender de mi nuevo doctor en en Inglaterra que mis opciones de anticonceptivos son limitadas porque sufro de migrañas. Algo que ningún doctor, en los diez años que llevo tomando anticonceptivos, me había dicho en los Estados Unidos.

Estaba completamente en shock cuando me dijo que yo sólo puedo usar la píldora, el DIU o Implanon. Usé Nuvaring (el anillo) por unos cuantos años sin saber que pude haber muerto en cualquier momento a causa de las hormonas que interactuaban con mis migrañas. Solamente eso demuestra qué tan fracturado está el sistema de salud en los Estados Unidos, pues cómo es que una simple pregunta como: ¿Sufres de migrañas?, nunca me fue preguntada durante una década.

Antes de 2014, no tenía idea de que el implante existía. Mi doctor de aquella época sólo me comentó sobre este método porque en ese momento de mi vida yo pensaba irme a vivir a Panamá por dos años. Me dijo que el implante sería más barato que estar enviando un NuvaRing cada mes. Irónicamente, el cambio en mi método anticonceptivo surgió porque mi doctor se preocupaba por el gasto que iba a generar más que por mi salud.

Regreso a 2017. Ya no vivo en Londres, estoy de regreso en California, aún en shock por los titulares de Trump cada día. En el momento en el que escribo este artículo, Obamacare es aún la ley de esta tierra; mi chico ya no es mi chico; Trump destruyó el programa de Planned Parenthood –entre otras cosas–, y yo aún sigo sin saber qué hacer con mi implante.

Todo lo que puedo hacer ahora es mantenerme informada respecto a las problemáticas de salud, así como a Planned Parenthood’s resistance. Su sitio web tiene toda una sección dedicada a actuar Taking Action, incluyendo la posibilidad de llamar a tu representante gubernamental y Senador para firmar la petición para que voten que NO se deje de dar recursos al programa de Planned Parenthood. Yo ya llamé a mi representante.

Invito a las demás lectoras que vivan en EU a que hagan lo mismo. Si no tienen idea de quién es su representante, ¡aquí está el link en el cual lo pueden encontrar y llamarlo!

También invito a otras lectoras alrededor del mundo a hacer lo mismo dentro del contexto de su país. Es importante estar al tanto de las problemáticas que enfrentamos las mujeres para que nuestros derechos no sean arrebatados. De hecho, debemos conocer estas problemáticas para que más derechos nos sean otorgados, no porque los estamos pidiendo, sino porque como seres humanos merecemos derechos humanos igual que los demás.

Pensando en el pasado, específicamente en el 8 de noviembre de 2016, un día feliz que comenzó con una cita en el doctor y después Taco Bell, ahora puedo decir que ese fue el día en el que el país que yo conocía, murió. Lo que sí sé, es que ahora estoy mucho más politizada y preparada para luchar por mis derechos porque esta es Mi Hermosa Vagina, y no Donald Trump, no puedes agarrarla.

____________________________________________________________________________________________

Brenda Daniela Arenas estudió Global Media and Transnational Communications en Goldsmiths, University of London. Nacida en Los Angeles, E.E.U.U de padres Mexicanos, toda la vida se la ha pasado en un estado de limbo en donde no es aceptada como Mexicana pero tampoco como Americana. Cuando no está analizando su identidad, es crítica de música, cine, y política.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s